viernes, 11 de mayo de 2012

Desmontaje 3: Eje trasero y motor

Lo siguiente que desmonto es la rueda trasera, que sale sin problemas.

Para extraer la rueda trasera, tuve que levantar la moto, para lo cual utilicé el caballete que uso normalmente cuando tengo que engrasar la cadena de la moto de cada día. Es el típico caballete universal para rueda trasera que vende Puig. El caballete llega bien para coger el basculante de la Impala a la altura de las estriberas del pasajero.
Antes de desmontarlo todo, y aprovechando que tengo la rueda trasera suspendida y que gira libre, pruebo a ver si por lo menos el cable del reenvío transmite el giro de la rueda hasta el terminal del reloj, y parece que lo hace correctamente. Así que seguramente, el problema que no funcione el velocímetro será cosa del propio reloj, que ya no tiene demasiada buena pinta. Por lo menos el reenvío es el original y parece (de momento...) que funciona y no tendré que poner uno de los refabricados, que no me gustan nada. Algo bueno tiene la moto!
Plato de arrastre y reenvío de la montesa impala
Plato de arrastre y reenvío


Después de sacar la rueda, sigo con los amotiguadores de atrás. Tienen los silemblocs bastante hechos polvo. Una vez desmontados, los pongo juntos encima de la mesa, y sorpresa:

Se parecen el uno al otro como un huevo a una castaña! Cuando estaban montados no me había fijado, pero la diferencia es bastante escandalosa... Seguro que alguien un poco metido en el tema se hubiera dado cuenta antes, pero bueno... De todas formas, mi intención ya era cambiarlos por unos de los Betor que fabrican ahora, que por precio sale más económicos que no desmontar estos (en caso que se pueda), cambiar silemblocs, reparar arañazos, pintar, zincar/cromar y lo que seguro que iría saliendo de a más a más...
Si fueran unos originales, sería distinto, pero con estos no vale la pena.


Con los amortiguadores fuera, sacamos ya el basculante, que sale sin problemas. Esto cada vez se parece más a una bicicleta y menos a una moto...

El siguiente paso, sacar el motor. Esto no tenía demasiado claro como había que proceder, y me daba un poco de respeto, a ver si iba a terminar con el motor por los suelos! Así que antes de ponerme manos a la obra busqué un poco sobre el tema, en el foro de la maneta, donde se puede encontrar cualquier cosa... El motor va fijado al chasis por tres puntos, que son estos:
Puntos de sujeción del motor al chasis de la montesa impala
Puntos de sujeción del motor al chasis

Se recomienda sacar primero el tornillo de la parte inferior del motor, poner alguna cosa entre el hueco que hay entre motor y chasis, para en caso que al quitar alguno de los otros dos tornillos el motor ceda para abajo, no nos pillemos los dedos accidentalmente. Bueno, procedí como indicaban desmontando primero el tornillo de abajo, y quitando los otros dos. Yo que tenía miedo que se me cayera el motor por los suelos, y estaba con el motor sin tornillos y no había quien lo sacara de su sitio. Al final lo conseguí sacar fuera de sus fijaciones, y lo saqué del cuadro de la Impala.

En la foto del motor se puede apreciar la reparación que me he encontrado al abrirlo, del tabique que separa la parte de la cadena de la parte del volante magnético. De esto ya hablaremos en otro post...

Ahora ya, sí que parece una bicicleta:

Aprovecho que la tengo levantada y el caballete central de la moto está suspendido en el aire, para demontarlo del chasis. Sacando el eje, salió el caballete directamente. También saqué los silemblocs que hay entre el chasis y el eje del caballete, apoyando un tubo de hierro en ellos, dándole martillazos y con persistencia, terminaron por salir.
Caballete de la montesa impala

El caballete sí que lo quiero aprovechar, aunque hay que rehacerle los pies, porque estos se han ido quedando pequeños con el uso de los años, y ha quedado una superfície pequeña y deformada. Si encuentro recambio, también cambiaré el tope de goma que monta para no marcar el chasis cuando está plegado, ya que el actual está rajado.
Pie del caballete gastado y deformado
Pie del caballete gastado y deformado


Llegados a este punto, ya solo nos queda desmontar la parte delantera, con la rueda, la horquilla de la suspensión, y la tija de la dirección. Con esto habremos terminado la primera parte, la rápida y sencilla, del desmontaje de la moto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario