lunes, 20 de mayo de 2013

Rectificando los frenos

Mientas el pintor y el cromador van haciendo su trabajo, aprovecho para centrarme en las ruedas, para tenerlas listas (o por lo menos, lo más avanzadas posible) cuando reciba el resto de material.

Una de las cosas más importantes de la moto son obviamente los frenos. La Impala Turismo monta tambor delantero y trasero de 180mm, con leva simple, a diferencia de la Impala Sport y la Impala Kenia, que llevan tambor de doble leva. El problema de los frenos de tambor es que si la zapata no está bien ajustada y no apoya correctamente y en toda su superficie sobre el tambor, el tacto del freno es malísimo y el frenado es más que deficiente.


Detalle de las mordazas de freno en su estado original
Detalle del estado original de las mordazas de freno 

En las fotos de aquí arriba podemos ver las zapatas tal y como estaban. Se pueden ver unas zonas más blancas, que es donde realmente las zapatas contactan con el tambor. El resto de superficie no hace contacto, lo que se traduce en una pérdida considerable de eficacia en el frenado.

La solución consiste primero en tener los tambores perfectamente redondos, evitando alveolados y sin ralladuras profundas en el tambor. Cuando esto ocurre, lo mejor es hacer un leve rectificado del tambor, para igualarlo en todas partes.
Posteriormente hay que volver a forrar las zapatas, hacerlo en sobremedida y rectificarlas para ajustarlas perfectamente a la nueva medida del tambor.

Los trabajos hechos

Bueno, empecé puliendo el aluminio de tambores y portazapatas, que me llevó bastante más trabajo del que me pensaba! El cambio fue más que considerable, aun así creo que el resultado es mejorable. En caso que me queden ganas cuando termine de pulir todo lo que me queda aún, ya lo intentaremos mejorar...

Comparación del portamordazas trasero pulido vs el delantero sin pulir
Portamordazas trasero pulido y delantero limpiado pero sin pulir

Una vez pulidos, era el momento de los frenos. Como no tenía ningún conocido que me pudiera ayudar con este trabajo, tiempo atrás me pasé por Talleres Engar, de Barcelona, para preguntar si ellos podrían hacer el rectificado y forrado de frenos. Se lo miraron un momento (sin demasiado interés) y me dijeron que no, que eran tambores demasiado pequeños...

Así que nada, preguntando me enteré que Esteve (de esteveclasicas.com) me lo podría hacer. Después de llamarlo, quedé con él, le llevé el material, y en una semana lo tenía hecho, y con muy buena pinta. Me sirvió para conocerle en persona, resolver dudas varias que tenía, y incluso ver en acción su réplica de la Impala 24h, ya que cuando fui a verle la estaba poniendo a punto para una rodada que tenían el día siguiente en el circuito de Calafat.

Finalmente, se rectificó solo uno, el tambor del freno delantero, que era el que presentaba ralladuras longitudinales de cierta profundidad en todo su ancho. El tambor trasero estaba en mejores condiciones así que no hizo falta.

Detalle del tambor de freno delantero rectificado
Tambor de freno delantero rectificado

Posteriormente se quitó el ferodo de las mordazas y se volvieron a forrar en sobremedida, y se rectificaron a las medidas de sus correspondientes tambores.

Los dos tambores de freno con sus zapatas recién forradas y ajustadas
Conjunto de tambores con las zapatas forradas de nuevo

Y ya que estábamos en ello, se aprovechó para sustituir los rodamientos del eje de la rueda, que estaban bastante perjudicados. Son 2 rodamientos por eje, 4 en total. Y con esto ya tenemos el conjunto de frenos preparado!


No hay comentarios:

Publicar un comentario