miércoles, 5 de junio de 2013

Puliendo las llantas

Durante esta semana pasada, los (pocos) ratos libres que he tenido los he dedicado al pulido de aluminio, concretamente de las llantas. Cuando compré la moto, la llanta delantera era del tipo y medidas originales (aluminio, sin nervio y medidas 1.6 x 19 pulgadas), pero la trasera era de doble nervio, como la que monta la Impala Sport por ejemplo. Así que he mantenido la delantera y para la rueda trasera busqué una llanta usada que fuera de aluminio y sin nervio.

Después de bastantes horas de lijado y pulido han hecho un cambio bastante radical respecto a como estaban originalmente. Especialmente en la llanta, el proceso de pulido es bastante laborioso y entretenido, ya que superficie plana no tiene demasiada... Pongo algunas fotos para ilustrar un poco el poceso...

Lo primero que hice fue limpiar las llantas, para quitar toda la suciedad que tenían acumulada. Esto lo hice con Fairy, KH-7, y ayudándome posteriormente con discos de estropajo. Aquí vemos una llanta ya limpiada con disco de estropajo, y la otra todavía sucia
Llantas de aluminio de 1.6 x 19" de una Montesa Impala

Después lo mismo pero por la parte del interior de las llantas, que aunque esta parte no la vamos a pulir, por lo menos sí que habría que dejarla lo más decente posible... En la foto, una llanta ya limpiada con estropajo y la otra tal y como venía "de serie". También hay que decir que la ya limpiada, no llegaba a los niveles de mierda de la otra...
Comparación del interior de dos llantas de aluminio de Montesa Impala

Después a lijar y lijar, hasta que pasamos a pulir y pulir...
Puliendo el aluminio de una llanta de Montesa Impala

Primeros resultados, una rueda ya pulida vs. una solo limpiada:
Llantas de aluminio, una pulida a espejo y la otra limpiada

Y por fin, tenemos las dos llantas pulidas. La foto está hecha casi de noche, por lo que a lo mejor no se aprecia demasiado lo que brillan ahora mismo...
Llantas de aluminio de Montesa Impala pulidas a espejo


El resultado ha sido un pulido a espejo más o menos decente, aunque no he conseguido eliminar las manchas blancas provocadas por el óxido del propio aluminio. Y para esto me parece que no hay demasiada solución más que cambiar las llantas. Opción que por ahora descarto... ya que si no te fijas muy al detalle, tampoco se aprecia tanto, por lo que prefiero gastar el dinero en otras cosas.

Ahora que ya están bien pulidas, es el momento de llevarlas a radiar, junto a los tambores de freno.
Cuando desmonte las llantas conservé los radios por si acaso, pero ya que hay de radiar de nuevo, los pondremos nuevos y aprovecharemos para ponerlos de acero inoxidable en vez de acero zincado, para evitar que queden hechos un asco en un par de meses.
Es cierto que originalmente eran de acero zincado pero, aunque mi idea es intentar ser lo más fiel posible a la originalidad del modelo, pienso que tampoco hay que cerrarse a realizar ciertos cambios que mejoren prestaciones, estética (subjetiva) o practicidad de la moto...
En un primer momento pensé en comprar yo los radios y hacérmelo yo mismo, pero como parece que el tema del centrado no es del todo trivial, mejor lo llevaré a que me lo haga alguien que sepa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario